Cuando el teatro se vuelve urbano


Me gusta mucho el teatro ya sea como espectador o como participante. Durante un par de años participé en el grupo de teatro Amarillo #5 de la Universidad Simón Bolívar y participé en 2 obras “sobre las tablas” y en 2 o 3 más de teatro de calle. Puedo decir que ambos tipos de teatro me gustaron mucho, pero el teatro de calle tiene esa cercanía con el público que no se siente cuando actúas en escena.

Desde hace unos días he estado revisando la página web de un grupo llamado Improv Everywhere radicado en Nueva York que se dedica a hacer un tipo de teatro en el cual generan situaciones inprevistas para los inocentes testigos. Y es que lo más interesante de este tipo de teatro es que no le precede una invitación ni, en muchos casos, ensayos por parte del equipo.

Este tatro urbano, que lo llamo así porque concuerda y se adapta al estilo de vida urbano en el que siempre estamos apurados y no hay tiempo para perder: las presentaciones son completamente inesperadas, se preparan con poca antelación y le sacan el mayor provecho al poco tiempo que tienen algunas personas durante el día.

Lo mas genial de este grupo es su manera original de sacarle una sonrisa a la gente: un personaje que espera al final de una escalera mecanica para regalarte un “chócala” (dame esos cinco, choque de palmas, etc), o un ejercito de personas vestidos con el uniforme de una tienda que entran a “esperar a un amigo” confundiendo a los clientes y empleados, o (uno de mis favoritos por la genialidad) generar un moebius en una cafetería.

Improv Everywere lleva desde 2001 desarrollando sus “presentaciones” y ya se ha vuelto un fenómeno mundial. Si llego a coincidir con una de sus presentaciones me gustaría participar

Entradas que pueden interesarte